Compra de productos básicos con la inflación

¡El aceite y las sopaipillas por las nubes! Aquí te explicamos por qué

Ya lo decía Juan Luis Guerra en los 90… el costo de la vida sube otra vez. Cada vez los sueldos se hacen menos para llegar a fin de mes. La famosa inflación, ese fantasma que se vio lejano durante años, hoy tiene a nuestros bolsillos temblando.

¿Pero qué es y por qué sucede? Si bien la sufrimos todos los días (y vaya que la sufrimos), sería bueno entender por qué este aumento en un 9,4% en la inflación en los últimos 12 meses nos tiene pensando que las sopaipillas son solo para millonarios.

En palabras simples, la inflación refleja cuánto ha aumentado el precio de la vida. Es un desequilibrio entre el dinero circulante y la cantidad de productos disponibles. Esto implica que mientras haya dinero y los productos sean escasos, los precios irán al alza. 

A eso se suman factores externos, como el aumento del precio del dólar, el alza de los combustibles, y también los conflictos armados… Porque la guerra entre Ucrania y Rusia, países exportadores de gas, petróleo, trigo y maíz, también nos pega fuerte; pese a los miles de kilómetros que tenemos de distancia. 

Como pareciera que la crisis llegó para quedarse lo mejor es comenzar a idear estrategias para hacerle frente. Aquí algunas ideas:

1.- Di NO a los gastos hormigas

Un cafecito en la mañana o los dulcecitos para la once. Todos nos permitimos esos pequeños “gustitos”, que pueden parecer gastos mínimos, pero que a la hora de sumar, no lo son tanto. Este es el momento para comenzar a identificar el gasto “hormiga” y colocarle un freno.

2.- Preguntarse si de verdad es algo que necesito

¿A quién no le ha pasado? Dice oferta y automáticamente lo queremos. No está mal ver las ofertas y aprovecharlas. Al contrario, eso te permite ahorrar. El problema está cuando uno se deja llevar y compra cosas que en verdad no necesita. Así que si tu celular funciona, piensa antes de  cambiarlo por el último modelo que salió a la venta.

3.- Comprar en la feria

Es cierto… ir al supermercado y comprar todo en un lugar es más fácil. Pero que sea más cómodo no significa que sea más conveniente. Si el plan es ahorrar, las frutas y verduras hay que comprarlas en la feria o mejor aún, en La Vega. Aquí de verdad que el ahorro se nota, sobre todo si se compra en grandes cantidades. 

4.- Comprar en grupo

La unión hace la fuerza y así es como muchos están enfrentando la crisis. Comprar en lugares en los que se abastecen los pequeños y medianos comerciantes, como La Vega o Lo Valledor, es una gran ayuda a la hora de ahorrar. Colócate de acuerdo con tus amigos o vecinos y comiencen a comprar productos al por mayor. No solo gastarás menos, también llevarás productos de calidad.

5.- Atrás los vicios

¿Sabías que en promedio un adulto fumador consume más de 4 mil cigarros al año? Traduce eso en gasto…. Si tener una vida más sana no ha sido suficiente incentivo para que dejes algunos vicios, quizá el ahorro comience a motivarte.

Soledad HormazábalLíder de contenidos en SumUp Chile ✍🏻