¿Cómo definir tu sueldo si manejas tu propio negocio? Sigue este paso a paso

¡Felicidades! Si estás leyendo esto es porque ya te decidiste a emprender, pero antes de que la emoción y las ideas te invadan, queremos recordarte una de las primeras decisiones financieras que deberías tomar: definir tu sueldo. Seguro estás pensando que no hay apuro, que lo puedes hacer más adelante, pero NO. Ahora es cuando, y en esta breve nota de educación financiera te explicamos cómo.

En el post anterior te contamos porqué es TAN importante separar tus finanzas personales de las de tu negocio (si no lo has hecho, te sugerimos leerlo para que termines de convencerte), para así mantener un orden entre los ingresos de tu negocio y los tuyos. 

Y ahora la pregunta del millón: ¿cómo partir?

  1. Define tus gastos mensuales Este es el primer ejercicio y además te va a servir como una base para los que vienen. Lo mejor es hacerlo a la antigua, papel y lápiz (Excel también es bienvenido), y a escribir uno a uno tus gastos del mes. Sabemos que no todos los meses se gasta lo mismo, por eso define categorías de tus gastos fijos (por ejemplo arriendo o dividendo, mensualidad, cuentas, etc.), pero también incluye un promedio de gastos variables, como ocio, viajes o imprevistos. Con ese total ya tendrás una buena idea de cuál es el salario mínimo que necesitas recibir para vivir con tranquilidad mientras inviertes toda tu energía en emprender.

  2. Tómale el pulso al mercado Otro elemento que tienes que considerar es cuáles son los sueldos que se manejan en el rubro de tu emprendimiento. Porque por más tentador que parezca que seas tú quien define tu sueldo, es importante que no te pagues mucho más de lo que gana tu competencia. Googlea, pregunta, debate con tus socios si es que los tienes, tantea… 

  3. Sé responsable Considerando los puntos 1 y 2, es momento de definir tu sueldo base. Aquí es importante que pongas en valor tu trabajo, tiempo y dedicación, pero sin excederte (cada peso de tu capital inicial es MUY valioso). Recuerda que estás recién empezando, así que siempre será mejor comenzar con un sueldo promedio o más bien bajo, y mientras tu negocio crece podrás hacer reajustes o incluso darte un bono para reconocer tus logros. 

  4. Establece la fecha de pago Cuando ya has establecido el monto de sueldo, es momento de la segunda decisión: definir con qué recurrencia te vas a pagar. Puede ser cada 15 días, mensual, etc. Eso sí, preocúpate de ser ordenado desde el primer mes, porque un pequeño desorden en tus cuentas puede derrumbar todo el registro de tus finanzas. Así que  trata de evitar malas prácticas como sacar dinero para reponerlo después o pagarte de más o de menos con el argumento de que el otro mes ‘lo neteas’. Mantener tus finanzas y las de tu negocio bajo control, te dará la libertad financiera que necesitas para hacerlo crecer. 

  5. Monitorea tu estrategia Si ya definiste tu sueldo y las fechas de pago, es súper importante que seas responsable y respetes esa estrategia. Dale un par de meses para ver cómo avanza tu negocio y confirmar si realmente ese sueldo es el adecuado. ¿Cubres bien tus gastos? ¿Vas con las cuentas demasiado justas? ¿Sientes que le estás quitando liquidez a tu negocio? ¿Se están cumpliendo tus objetivos financieros? Pregúntate TODO. Monitorea constantemente tu estrategia para evaluar si está funcionando, y si es que no, haz los ajustes necesarios, pero siempre de manera ordenada y responsable.

 

Pide tu lector SumUp

María Paz